viernes, 1 de noviembre de 2013

ECLESIÁSTICOS, RELIGIOSOS Y RELIGIOSAS ILUSTRES EN EL CEMENTERIO DE CIUDAD REAL


Comenzamos nuestro recorrido de eclesiásticos ilustres, por el panteón propiedad del Excmo. Cabildo Catedral. El panteón está protegido por una reja que guarda las sepulturas de varios canónigos. Sin duda uno de los más eruditos enterrados en este panteón es el canónigo por la Orden de Montesa, M. I. Sr. D. Luis Delgado Merchán, que ostentaba el cargo de Dignidad de Arcipreste del Excmo. Cabildo Prioral. Es el autor de una magnífica obra sobre la historia de Ciudad Real, titulada  “Historia documentada de Ciudad Real (La Judería, la Inquisición y la Santa Hermandad). Murió repentinamente en el coro catedralicio en 1909.

Los cementerios son parte de nuestro patrimonio material, por sus obras, esculturas, grabados, e incluso por su planificación urbana. Además, la memoria de los hombres y mujeres cuyos restos habitan los cementerios trasciende al hecho físico del enterramiento de cuerpos inertes, pues con su recuerdo se construye la historia de la ciudad que  perdura inmortal en el tiempo.

Los nichos son concavidades donde se colocan los féretros en vez de enterrar el cuerpo del difunto bajo tierra, como tradicionalmente se ha hecho. Los nichos más antiguos del cementerio ciudadrealeño, los encontramos a mano izquierda del paseo central, y en él hay enterrados una gran cantidad de sacerdotes de los siglos XIX y XX.

Recorrer el cementerio de Ciudad Real y fijarse quienes están enterrados en el mismo, es recorrer parte de nuestra historia, es aprender sobre aquellos pobladores que hace mucho habitaron nuestra ciudad. Hoy festividad de “Todos los Santos”, voy hacer un recorrido por los enterramientos de eclesiásticos ilustres que se encuentran sepultados en nuestro cementerio, y mañana festividad de “Todos los Fieles Difuntos”, lo haré sobre las personas ilustres, los viejos linajes ciudadrealeños y la nobleza que guarda nuestro camposanto. Enterramientos todos, los religiosos y civiles, que se encuentran en la zona antigua del cementerio, recordando así la riqueza patrimonial del recinto funerario, convertido en un lugar de Memoria.

Sin duda el enterramiento más antiguo sea el de este sacerdote, el Rvdo. Sr. D. Félix Serrano Curruchaga, que no llego a conocer al primer Obispo-Prior, Excmo. Rvdmo. Sr. D. Victoriano Guisasola Rodríguez, ya que murió en enero de 1877 y el Obispo-Prior llegó a Ciudad Real junio de ese mismo año.

Este enterramiento es del Presbítero D. José Curruchaga y Arroyo, el último Beneficiado de la que fue Parroquia de Santa María del Prado, fallecido en 1878, un año después que el primer Obispo-Prior, llegara a Ciudad Real.

El enterramiento más antiguo de un Canónigo que encontramos en los nichos, es el del M.I. Sr. D. Clemente Léon Rivas, que fue Dignidad de Chantre de la Iglesia Prioral. Entre otros cargos también fue Vicario y Visitador Eclesiástico de Ciudad Real, su partido y el Campo de Calatrava antes que nuestra provincia fuera Diócesis. Cuando se creó el Obispado Priorato fue el primer Provisor Vicario General Gobernador de la Diócesis y Visitador de la misma. Falleció el 30 de agosto de 1891.

Otro miembro del primer Cabildo Prioral, fue el M. I. Sr. D. Joaquín Martín Lunas, el primer Deán del Cabildo que también ocupó los cargos de Provisor y Vicario General de la Diócesis. Falleció el 24 de julio de 1893.

El Rvdo. Sr. D. José Antonio León y Espadas, fue Cura Ecónomo de la Parroquia de Nuestra Señora del Prado (Merced) primero y Párroco de Santiago, después.  Fue un gran impulsor de las cofradías de Semana Santa a principios del siglo XX. Falleció el 22 de febrero de 1910.

El Rvdo. Sr. D. Teodoro Espadas y Diez, fue Cura Ecónomo de la Parroquia de Santiago, sustituyendo en el cargo a su sobrino, Rvdo. Sr. D. José Antonio León Espadas, que falleció en 1910. Fue un gran amante de la religiosidad popular e impulso las cofradías y hermandades de su parroquia. Falleció el 11 de marzo de 1913.

El M. I. Sr. D. Enrique Clemente Guerra, que llegó a ser el 3 de junio de 1897, el segundo Maestrescuela del Cabildo Prioral. Licenciado en derecho civil, falleció el 1 de mayo de 1921.

El nicho del M. I. Sr. Emiliano Morales Rivera, que murió siendo Canónigo de la Catedral el  30 de diciembre de 1949. Fue durante muchos años Párroco de San Pedro de nuestra ciudad.  Gran amante de la religiosidad popular, fue un gran impulsor de las cofradías y hermandades de su parroquia, donde llegó a invertir hasta su dinero personal para el enriquecimiento de las mismas. La Semana Santa de Ciudad Real está en deuda con él, ya que fue él quien encargó la mayoría de las imágenes de nuestra celebración pasional gracias a sus conocimientos históricos y artísticos.

El Rvdo. Sr. D. Antonio León Monescillo, que fue Coadjutor en la Parroquia de San Pedro y a partir del 15 de abril de 1948, fue nombrado Beneficiado y el Maestro de Ceremonias de la Santa Iglesia Prioral, cargo que ostentó hasta su fallecimiento el 26 de julio de 1977.

En esta sepultura se encuentran parte de los restos del Beato marianista, D. Carlos Eraña Guruceta, ya que solo se identificó su cráneo al exhumar sus restos al finalizar la Guerra Civil Española. Fue asesinado el 18 de septiembre de 1936. Como se puede ver en la lápida, tiene grabada una palma, signo del martirio.

El panteón de los Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María, congregación que tuvo presencia en nuestra ciudad entre 1895, hasta 1989. En él hay varios religiosos, estando los restos del mártir asesinado en 1936, P. Nicanor Bustamante de la Presa, restos provenientes de Puertollano.

Sepultura del Monseñor Dr. D. José Jiménez Manzanares, un eclesiástico muy influyente en la sociedad ciudadrealeña, era Prelado Domestico de su Santidad y Deán del Excmo. Cabildo Prioral. Ocupo varios cargos diocesanos y fue Profesor del Seminario Diocesano, siendo un brillante escritor. Gran amante de nuestra patrona, fue Consiliario Honorario de la Ilustre Hermandad de Nuestra Señora la Virgen del Prado, poseyendo varias condecoraciones. El retablo de los Santos Manchegos de la S. I. P. B. Catedral fue un regalo suyo. Falleció el 26 de febrero de 1966.

En la sepultura de la familia Gómez-Rico, reposan los restos de otro influyente eclesiástico durante los pontificados de D. Emeterio Echeverría Barrena y D. Juan Hervás y Benet, el  Monseñor D. Aurelio Gómez-Rico Martín de Almagro. Fue Prelado Doméstico de su Santidad y Arcediano del Cabildo Catedral. Ocupó el cargo de Vicario General de la Diócesis entre otros muchos, fue también un amante de nuestra querida patrona la Virgen del Prado, engrandeciendo la Catedral con varias obras artísticas.  Falleció el 14 de septiembre de 1995.

Aunque no es una sepultura de eclesiásticos, pertenece al Obispado y en ella están enterrados los padres del que fuera noveno Obispo-Prior, D. Juan Hervás y Benet, Juan y María, que fallecieron en nuestra ciudad, ya que vivían con su hijo. 

Sepultura del Beneficiado de la S. I. P. B. Catedral, Rvdo. Sr. D. Joaquín Ruiz García, amante de la Virgen del Prado, fue hermano de su Ilustre Hermandad,  ocupando el cargo Hermano Mayor de la misma. En el diario Lanza están publicados numerosos artículos escritos por él, sobre la historia de nuestra patrona y Catedral. Falleció el 11 de marzo de 1968.

Sepultura del Canónigo de la S. I. P. B. Catedral M. I. Sr. D. Bienvenido Amorós Carrasco, que fue también Coadjutor de la Parroquia de Santa María del Prado (Merced) y Fiscal del Tribunal Eclesiástico del Obispado. Falleció el 2 de diciembre de 1986.

Sepultura del sacerdote Rvdo. Sr. D. Javier María de Castro Díaz, fue Párroco de la Iglesia de Santiago de nuestra ciudad. Siendo la persona que trajo la devoción de la Virgen de las Lagrimas a España y quien levantó un altar en su honor en la calle Calatrava. Gracias a sus gestiones las Hermanas de la Cruz y las Siervas de los Pobres, fundaron una casa en nuestra ciudad. La ciudad de matrimonios ancianos, también es obra suya. Falleció el 9 de febrero de 1970.

Panteón de las Siervas de los Pobres, Hijas del Sagrado Corazón de Jesús. Actualmente dirigen en nuestra ciudad  la Guardería “Virgen de Guadalupe” y la residencia de ancianos del “Santo Ángel”. Durante muchos años también dirigieron la ciudad de matrimonios ancianos. El panteón está presidido por una imagen del Sagrado Corazón de Jesús.

Panteón de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, comunidad que lleva en nuestra ciudad desde 1945, en la residencia de ancianos de Santa Teresa de Jesús Jornet de la calle Calatrava.

Panteón de las Siervas de María, dedicadas al cuidado de los enfermos. Tienen su convento en la Plaza de San Francisco, 16, edificio protegido integralmente. La Comunidad de las Siervas de María estan en  Ciudad Real, desde el 5 de septiembre de 1902.

Panteón de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul, presentes en nuestra ciudad desde el siglo XIX. Actualmente la comunidad que hay en Ciudad Real, se dedica a la educación en el Colegio de San José de la calle Calatrava. Fue una Congregación que tuvo muchas casas abiertas en nuestra ciudad, ya que tuvo comunidad en la desaparecida Casa Cuna, en el desaparecido Hospital Provincial, en la Residencia de Santa María de Alarcos y en la casa de transeúntes.

El Panteón de la Congregación de Religiosas Adoratrices – Esclavas del Santísimo Sacramento y de la Caridad, tiene tallado el escudo de la orden.

Panteón de las Hermanas de la Cruz, comunidad religiosa que lleva en nuestra ciudad desde 1954. En él se encuentra enterrada la Hermana Eulalia de la Cruz, religiosa que tiene dedicada la calle del Norte, en el barrio del perchel de nuestra ciudad, desde enero de 2012. Esta calle se le dedicó a esta religiosa por su labor social, desarrollada íntegramente durante su vida a los más pobres.

Panteón de la Congregación de las Hijas de María Inmaculada, presentes en nuestra ciudad desde 1918, tienen su convento en la calle Caballeros y siempre se les conoció como “Servicio Doméstico”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada