sábado, 16 de noviembre de 2013

LA PUERTA DE LA IGLESIA DEL ANTIGUO MONASTERIO DE LAS MADRES DOMINICAS DE LA CALLE ALTAGRACIA



Una vez destruido salvajemente el histórico Monasterio de las Madres Dominicas de la calle Altragracia, y salvadas algunas de las obras de arte que se conservaban en su interior, tal y como informe en mi entrada del pasado de 11 noviembre. Solo me queda hacer referencia a los restos de la portada de su iglesia, que fueron salvados gracias a la campaña que inició en la prensa local el catedrático Carlos López Bustos.


Una vez derruido el monasterio y su iglesia, quedo en la calle Altagracia la portada del templo, que fue desmontada en el año 1973 y almacenada, siendo la primera intención del Ayuntamiento capitalino, el destinarla a la entrada del cementerio, tal y como se acordó en el pleno municipal celebrado el 29 de diciembre de 1972.


Dos años después, el 23 de noviembre de 1974, en la reunión provincial de monumentos que se celebró en el castillo de Calatrava la Nueva, el secretario dio lectura aún comunicado del Ayuntamiento de nuestra ciudad, en el que informaba que la puerta del convento de las Dominicas de Altagracia, quedaría colocada en la capilla del cementerio municipal.



Pero al final la intención de la ubicación de la vieja portada, no paso de ser una mera intención y nada más se habló e hizo para colocarla en un lugar definitivo. Con la llegada de la democracia y a la alcaldía de Lorenzo Selas Céspedes, Ciudad Real sufrió una profunda transformación y se embellecieron muchas zonas de nuestra capital, entre ellas la Puerta de Santa María.

Hasta el año 1982, los terrenos de lo que hoy son los jardines de la Puerta de Santa María, eran un gran solar donde los vecinos vertían escombros y basura, que daba una mala imagen de nuestra ciudad. Por este motivo la corporación municipal decidió en el pleno celebrado el 25 de febrero de 1982, acabar con esta mala imagen del solar de la llamada Puerta Santa María, y acordó la urbanización de la zona central con la colocación de la puerta del antiguo convento de las Dominicas, obras que llevo a cabo la empresa Construcciones León Triviño S.A.


La puerta restaurada, pero no reconstruida como la originaria, se colocó en el centro de una rotonda ajardinada. Digo que no se reconstruyó como la portada que se desmontó del antiguo monasterio, porque si observamos a los canes que se encuentran flanqueando la hornacina de la puerta, y los comparamos con los que había en la vieja portada dominica, podemos observar que no son los mismos. Los canes originarios llevaban una antorcha sobre ellos (Domini Canes = los perros del Señor), teniendo uno el rabo hacia arriba y el otro hacia abajo. Los nuevos que se hicieron en la reconstrucción de la portada, son iguales eliminando la antorcha que llevaban sobre ellos. 


Lo mismo ocurre con el blasón, si observamos el viejo con el colocado en la actual puerta, podemos ver que no es el mismo, que el actual es una reproducción. ¿Qué paso con los viejos canes y blasón?, ¿Dónde fueron a parar?, son las preguntas que me hago, pero me temo que no encontraran respuesta.

La reconstrucción de la vieja puerta de las dominicas, nos muestra una puerta del siglo XVII, cuya portada esta enjambrada entre pilastras y dintel blasonado. Sobre este se apoya una hornacina flanqueada por pináculos y dos figuras de canes, situándose en el centro de la hornacina, la imagen de la Virgen María con el Niño Jesús, Nuestra Señora de Alta Gracia. El conjunto se cierra con dos cubos, simulando los altos y redondos contrafuertes que tenía el monasterio.


En la zona baja de la puerta y justo delante de la misma, cerca de la acera que la rodea, hay una placa con el siguiente texto: Portada del desaparecido convento de Madres Dominicas fundado en el año 1535, cuando debería poner 1435.

Con la colocación de esta vieja puerta, en el lugar donde anteriormente estuvo la puerta o postigo del desaparecido recinto amurallado ciudadrealeño de Santa María, muchas personas caen en el error de creer que esta puerta es la antigua Puerta Santa María, cuando en realidad son los restos de la magnífica iglesia que durante siglos hubo en la calle Altagracia.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada