miércoles, 20 de noviembre de 2013

EL BUSTO DE EDUARDO MATOS BARRIO EN EL PARQUE DEL PILAR


Eduardo Matos Barrio fue también un fotógrafo de la realeza española 

Se cumplen hoy dieciocho años de que Eduardo Matos Barrio fuera enterrado en el cementerio de nuestra ciudad, uno de los personajes públicos de Ciudad Real más conocido y respetado de la segunda mitad del siglo XX.

Eduardo Matos Barrio nació en Madrid el 8 de octubre de 1904, trasladándose junto a sus padres en 1908, por motivos profesionales de su padre -alto funcionario del Reino-, a Barcelona. Terminado sus estudios, entró como aprendiz aventajado del internacional y conocido fotógrafo Rafael Areñas, del que heredó sus conocimientos fotográficos, interesándose igualmente por el periodismo y las humanidades.

Monumento a Eduardo Matos en el Parque del Pilar

Con motivo de su fallecimiento, se constituyó una comisión promotora en su honor, que en primer lugar solicitó el nombre de una calle en su memoria, y después trabajo en el monumento  que se levantó en el Parque del Pilar, para que perdurara su nombre en el tiempo en nuestra capital.

Como he dicho, la Comisión trabajó en primer lugar en conseguir el nombre de una calle, a este sobresaliente fotógrafo. Tras la petición a nuestro Ayuntamiento la Comisión Municipal de Urbanismo, celebrada el 11 de julio de 1996, adoptó por unanimidad, denominar con el nombre de “Paseo de Eduardo Matos”, el Paseo del Parque del Pilar, conocido como el de “La Pérgola”.

Rostro de Matos en el monumento en su honor 

Una vez conseguido el nombre de este paseo, la Comisión se puso a trabajar en la realización de un monumento que presidiera el paseo que lleva su nombre en el Parque del Pilar. Para ello se puso en contacto con el escultor extremeño, afincado en Ciudad Real, José Antonio González López-Arza.

El monumento preside un paseo que lleva el nombre de este ilustre personaje

Este escultor realizó un busto de Eduardo Matos, que fue fundido en bronce en la Fundación Capa de Arganda del Rey (Madrid). Este monumento nos muestra sobre un prisma de granito, el busto en bronce de Matos. A la hora de concebir la obra, su escultor, intentó asemejarse lo más posible al retratado, del que cuentan había perdido un ojo, tras una disputa con su compañero al intentar abusar de una mujer (su cocinera). Por esto, el rostro de Eduardo Matos carece de su ojo izquierdo, pues el escultor quiso dejar la marca de su valentía.

Esta escultura cuenta con una réplica en el Museo-Archivo Histórico Municipal Elisa Cendrero de Ciudad Real.

José Liberto López de la Franca Gallego conoció muy de cerca a Eduardo Matos los últimos años de su vida, siendo la persona que se encargó de realizar la Comisión Pro-Monumento Matos

La escultura se inauguró el sábado 13 de diciembre de 1997 a las 12.00 horas por el entonces Alcalde de nuestra ciudad, D. Francisco Gil-Ortega Rincón, que estuvo acompañado por miembros de la Corporación Municipal, familiares de Matos y personas que lo conocieron de cerca.

El Alcalde manifestó tras el descubrimiento del busto, que las gentes de Ciudad Real le devolvían a Matos “un poco de lo mucho que él le dio, porque fue capaz de decir a través de la fotografía que Ciudad Real valía la pena”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada