domingo, 29 de marzo de 2015

CIUDAD REAL TIENE UNA MARCHA PROCESIONAL QUE MUCHOS DESCONOCEN



Hace diez años sonaron por primera vez, en las calles de nuestra capital, los acordes de la marcha fúnebre “Entrada en Jerusalén” que la Cofradía de las Palmas estrenó del maestro y compositor Más Quiles. Acontecimiento que pasó inadvertido quizás porque no se le dio el esplendor e importancia que el caso requería, y fue de tan pobre presentación que a la siguiente Semana Santa ya no se tocó en la procesión para la que fue compuesta, ni al otro, ni al otro y no sé cuantos años más, hasta que a mí se me ocurrió preguntar qué había sido de la marcha, a los miembros de la Junta de la Hermandad y les hablé de la importancia que en todos los aspectos tenía está. Aquel año volvió otra vez a sonar ¿y ya todos los años después? Yo falto de Ciudad Real algunos años, pero el último que pasé, el 57, pese a mi interés no la oí.

De cualquier modo, se toque o no esta pieza musical, la gente la ignora y esto es lo que no debe ser. Una marcha que por el solo hecho de ser la representación  de un Estado, región, provincia, Asociación, Cofradía, etc… tiene la mayor significación, para quienes a ello pertenecen no pude pasar nunca inadvertida.

Además de este valor significativo, la marcha tiene valor musical, nuestro delito es mayor y he aquí, que nuestra “Entrada en Jerusalén”, ha sido catalogada entre la buena música, ha tenido el honor de haber sido publicada en la revista musical “Harmonía” de Madrid (segunda sección número 355-356, año 1957) la más importante que se dedica a publicar aquellas obras de relevantes méritos tras de una detenida y escrupulosa selección, muy conocida y estimada del mundo musical español.


La marcha fúnebre “Entrada en Jerusalén” nació en Sevilla el verano de 1949 en la Residencia de Oficiales del Cuartel del Duque. Allí conocí a don Juan Vicente Más Quiles, director de la banda del Regimiento Soria núm. 9, tras el conocimiento vino la amistad, buena amistad, pues teníamos de común el arte; él componía música, yo pintaba cuadros.

Un día se me ocurrió empezarle un retrato, entonces durante las sesiones, unas veces hablábamos, yo de Ciudad Real, de sus cosas, de la Cofradía de las Palmas, del entusiasmo con que la concebimos y la creamos unos cuantos amigos. Solo con la fe, pues ni teníamos solvencia económica, ni responsabilidad personal por nuestra corta edad, otras veces callábamos, cada uno en lo suyo, él no sé en qué, yo en lo que pintaba.

En una ocasión viéndole distraído le pregunté, por hacer más llevadera la sesión ¿en qué piensas? Y él volviendo sí me respondió: En la Cofradía de las Palmas en la entrada de Jesús en Jerusalén.


No sé si hablamos más en aquella sesión, yo seguí pintando y él posando.

El cuadro se terminó, se lo dediqué y se lo di.


Pasó algún tiempo y una mañana me invitó a que fuese al auditórium del cuartel. Acudí a la cita puntualmente y allí estaba él con la banda en pleno ensayo. Enseguida de verme dio unas órdenes y empezó a sonar una marcha. Cuando se terminó me dijo: esta es la “Entrada en Jerusalén” marcha fúnebre para la Cofradía de las Palmas que yo te dedico y te ofrezco por nuestra amistad y en justa correspondencia a tu obra. Y me entregó la partitura con su instrumentación.

En cuanto pude hice entrega de los papeles a la Cofradía con verdadera satisfacción de proporcionarle a ella y a Ciudad Real algo digno que nunca habíamos tenido, rogándole la estimasen y se hiciesen copias para que me devolviesen el original por tener mucho gusto en conservarlo.

Pero la historia es lo de menos, lo importante, repito, es que se sepa por todos que en la Semana Santa de Ciudad Real, entre muchas cosas buenas, tiene una marcha dedicada a la Cofradía de las Palmas que ha tenido el honor de ser publicada por la primera revista musical nacional. Y de paso dirigirme a quien corresponda, que debe popularizarse en el repertorio musical de nuestros desfiles procesionales, aunque solo sea por el hecho de que es la única marcha escrita ex profeso para una Cofradía de nuestra Semana Santa.

Juan Bermúdez (Publicado en el diario “Lanza”, extraordinario de Semana Santa de 1960)

No hay comentarios:

Publicar un comentario