jueves, 17 de septiembre de 2015

ADELA RICHARD TOLSADA, LA MUJER QUE HIZO HISTORIA EN LA SEMANA SANTA DE CIUDAD REAL



Hoy hace un mes fallecía a la edad de 69 de años, la Hermana Mayor de Nuestra Señora de los Dolores de la Catedral (Ave María), Dª Adela Richard Tolsada, que hizo historia en la Semana Santa de Ciudad Real, al ser la primera mujer que ocupó el cargo de Hermana Mayor.

Adela era miembro de una gran saga de cofrades ciudadrealeños, los Richard, ocupando algunos de ellos el puesto de Hermano Mayor como su hermano Hilario, que lo fue en la de la Santa Cena desde 1965 hasta el año 1986, año de su fallecimiento; o su padre Hilario Richard Rodríguez, que fue Hermano Mayor de la Dolorosa de la Catedral (Ave María) desde 1930 hasta también su fallecimiento en 1988.

Fue precisamente tras el fallecimiento de su padre en 1988, cuando Adela asume la responsabilidad de sucederlo al frente de la Hermandad de Nuestra Señora de los Dolores en 1989, siendo la primera mujer que ocupó el cargo de más alta responsabilidad en cualquier cofradía, como es el de Hermano Mayor.

Los años que ha estado  al frente de la hermandad Adela, han sido años de mucho trabajo y dedicación ya que durante los mismos se ha restaurado el patrimonio de la hermandad, se ha incrementado el mismo con piezas de orfebrería y bordados, se abrió la Casa de Hermandad y se publicaron los primeros carteles y boletines de la hermandad, celebrando también con varios actos el cincuentenario de la imagen de Nuestra Señora de los Dolores.

Me vienen a la memoria múltiples recuerdos y vivencias, entre ellas las larguísimas conversaciones que teníamos sobre la Semana Santa de Ciudad Real, anécdotas, momentos buenos y malos, discusiones, porque también las hubo, desencuentros, pero siempre con una misma idea común: el bien de nuestra querida Semana Santa; ya que Adela era una enamorada de la misma, siendo miembro de la Comisión Permanente de la Asociación de Cofradías de la Semana Santa de Ciudad Real durante años y miembro de diferentes cofradías de pasión de nuestra ciudad.

Se nos fue Adela quedándonos el recuerdo y el testimonio de la constante entrega de su vida hacia su querida Virgen de los Dolores, y como ha hecho siempre, esta sierva de María ha acudido a la llamada de su Virgen de los Dolores, que la quería junto a Ella. Descanse en Paz.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada