viernes, 25 de septiembre de 2015

SANTA MARÍA DE VALVANERA, UNA DEVOCIÓN MEDIEVAL CIUDADREALEÑA


Imagen de Santa María de Valvanera que se venera en la Rioja en el monasterio de de Valvanera en el término municipal de Anguiano

Nos dicen las crónicas, en lo antiguo, el “ciudadrrealico” de aquellos antiquísimos tiempos, encajaba y demostraba su fe mediante la organización de piadosas cofradías. Pero eso sí, guardando todas las distancias sociales que separaban a unos y otros.

Parece que tenía la nobleza sus santas hermandades. Se acogían en ellas los caballeros, hidalgos, solariego, etc. Para pertenecer a las mismas se miraba mucho la limpieza de sangre, los ilustres nacimientos y poseer no pocas ejecutorias. Por esta causa, no tenían por costumbre admitir en sus filas al pueblo llano. Se acogían bajo el patrocinio del Apóstol Santiago.

Resulta obvio decir, que la fe no la tenían ellos en exclusiva, también las clases menos preclaras se organizaban según sus propios criterios acogiendo en ellas a hombres del campo, artesanos, oficiales, pecheros, etc. Según nos narra Delgado Merchán, se amparaban bajo el patronazgo de Santa María de Valvanera. En la obra Documentada del citado autor, encontramos las constituciones de toda su organización. Están en ella toda la rivalidad que existía entre los distintos grupos. Aflora en sus textos las envidias, -copiamos del mismo- “que no sea acogido ome ninguno que sea caballero, ni escudero ni otro Fidalgo… por cuanto traerá gran daño al cabildo que se podría perder por recoger hombre poderoso”.

Las ordenanzas que mantenían unos y otros nos asombran hoy. No podemos entender a la altura ya de nuestra época, cómo y dentro de la misma fe, campeaba cada uno por los derroteros que más les convenía y que tan enemigos fuesen en sus desigualdades.

Sobre las reseñas históricas que actualmente tenemos sobre la imagen que patrocinaba la Asociación de los humildes no tenemos mucha documentación en cuanto a sitio en el que se ubicaba su santuario. Lo ignora el mismo historiador. Aunque según sus reflexiones nos dé una pista. Creé él, que la ermita o monasterio de Valvanera, pudo estar situado a orillas del río Guadiana y en lo que después se conoció como el caserío de Santa María y de la que tomaría nombre la histórica Puerta que aún existe.

Nos cuentan también las crónicas cómo los ciudarrealeños celebraban las fiestas en honor de la imagen el día 8 de septiembre en la Natividad de la Virgen María, que, bajo la advocación de Valvanera significó mucho en la fe Mariana de los creyentes de nuestro pasado. Y que el autor de aquella Historia documentada, para dejarnos la veracidad de todo ello, nos señala constar las constituciones en “el Libro Mudo” de la parroquia de San Pedro. Dándonos con eso señal su pertenencia a la entidad parroquial, y, que se remontaba nada menos al año 1441.

La antigüedad descrita nos da ocasión y a pesar del tiempo y de la mucha separación de clase, la fe de los antiguos cristianos de Ciudad Real, fue siempre constante y fecunda, fortaleciendo así su testimonio de tanto “Cristiano Viejo”, que, como título honroso ostentaron tantos creyentes de la tierra manchega.

Enriqueta Fernández Mera (Diario Lanza, jueves 1 de febrero de 2007, página 4)

Caserío de Santa María del Guadiana, lugar en el cual pudo estar la antigua ermita de la Virgen


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada