domingo, 12 de febrero de 2017

CURIOSIDADES EN TORNO A LA PLAZA MAYOR: ARCOS, NOMBRE Y OTROS DETALLES


 
La Plaza Mayor estuvo cerrada siempre por arcos. En la fotografía vemos el gemelo que tenia la antigua Casa Consistorial que daba paso a la calle María Cristina. Archivo López de la Franca

Nos Dice L. R. Villegas en su obra, “El Urbanismo de Ciudad Real en la Edad Media”, lo siguiente de la Plaza Mayor:

… La Plaza Mayor, centro administrativo y comercial situado en la collación de San Pedro y no lejos de dicha iglesia, aunque también próximo a la de Santa María. Perfectamente documentada su estructura fue la de un recinto porticado cuya longitud era de “unos ciento y cincuenta pasos regulares, con la mitad de ancho”. Don José Gómez la describe con mayor minuciosidad, aunque su testimonio es un tanto tardío: “tiene de largo 130 pasos míos, de ancho por la Carnecería 40 y por el Ayuntamiento 62. El frente, salida al Pilar, llamado de los Arcos Viejos, tiene tres practicables y dos lodados, y palcos principales diez y segundos otros diez, y dos en la Torrecilla, donde se sube por escalera de mano. Al lado de la Carnecería cincuenta y ocho principales y otros tantos segundos; al de la posada y café igual número de ambas clases, y al lado del palco del Ayuntamiento diez y ocho, que entre todos resultan 173 palcos”. Si bien esta descripción es tardía, como se ha dicho, pues corresponde a fines del siglo pasado, las líneas generales que de dicha plaza se pueden apreciar en la misma posiblemente correspondiesen a las que adoptó en un principio.

 
Vista del arco desde la calle María Cristina

Es cierto que con el paso del tiempo se fueron introduciendo en ella distintas reformas. Ponz se quejaba de que la habían revocado nuevamente cuando él la visitó, dejando constancia de que no le había gustado la obra, aunque no indica con precisión cuáles fueron las novedades introducidas”. Si se puede constatar que aún en el siglo XVIII perduraban las aberturas de la alcaicería y de la Carnicería, tal como se puede comprobar por un plano muy idealizado de dicha época, pero que en este sentido resulta convincente. El mismo J. Gómez señalaba en su descripción que todavía se encontraban practicables los arcos existentes en lo que serían los bajos del actual Ayuntamiento, que se encuentra en el lado opuesto del antiguo. La fisonomía actual de la plaza, pues, en poco recuerda la que pudo tener en la etapa medieval. Y menos la recordará cuando se lleve a efecto la nueva remodelación ya iniciada. No obstante, la descripción de J. Gómez permite pensar en que la fisonomía antigua era la de un espacio con doble balconada en aquella primera etapa de su existencia. Y que este espacio contaba con más aberturas de las que hoy día se conservan.

 
En 1910 se procedió a la demolición de los arcos que daban acceso a nuestra plaza

En ella se encontraba el rollo o picota donde ataban a los delincuentes y también en la misma se celebrarían a fines del siglo XV los autos de fe del tribunal de la Inquisición”.

 
Así eran los arcos que cerraban la plaza junto al viejo ayuntamiento

La actual Plaza Mayor ciudadrealeña, estuvo cerrada durante siglos por arcos de piedra que daban acceso a la misma desde las distintas calles por las que se podía acceder a nuestra Plaza Mayor. Por las actas municipales de 1910, de reforma de los soportales de la Plaza, sabemos que en esa fecha, la plaza estaba totalmente cerrada por arcos, faltando solo el de la calle Mercado Viejo, siendo demolidos el resto de arcos que cerraban nuestra Plaza Mayor, en las obras de cambio de las columnas de piedra por otras de hierro, que dieron comienzo el 9 de marzo de 1910 dirigidas por el arquitecto Florián Calvo.

 
En esta fotografía de principios de siglo, podemos ver como los nazarenos de la Hermandad del Cristo del Perdón y de las Aguas la mañana del Viernes Santo,  cruzan el arco que daba paso a la calle Cuchillería

En cuanto a los nombres que ha recibido la actual Plaza Mayor a lo largo de los siglos, sabemos que primitivamente fue llamada Plaza del Ayuntamiento, por estar ubicada en ella las Casas Consistoriales, en el siglo XIX paso a llamarse Plaza de la Constitución. Tras la Guerra Civil Española por acuerdo municipal del 13 de abril de 1939, se le cambió el nombre por el de Plaza del Generalísimo, permaneciendo con esta denominación hasta el 29 de diciembre de 1982 que fue sustituido por el actual de Plaza Mayor.

 
Última placa que rotuló la Plaza del Generalísimo, antes de pasar a denominarse Plaza Mayor

Por último como nota curiosa, solo decir que en los llamados en otros tiempos “portales tristes”, junto al actual Ayuntamiento y la cafetería y bocatería Cruz, se encuentra en el suelo de la puerta de entrada a la vivienda, desde los años cincuenta del siglo pasado, el escudo de seguros “La Vasco Navarra” de Pamplona, escudo que se debería salvar de su destrucción, por formar parte de la memoria de nuestra Plaza Mayor.

 
El escudo de la Vasco- Navarra, ya forma parte de la memoria de nuestra Plaza Mayor

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada