viernes, 3 de febrero de 2017

EL INTERIOR DE LA ANTIGUA CASA CONSISTORIAL SEGÚN RAFAEL ABELLÁN EN SU OBRA: “CUADROS A PLUMA. NOTAS DESCRIPTIVAS DE CIUDAD REAL”



En 1914 Rafael Abellán publicó un libro sobre: “Cuadros a pluma. Notas descriptivas de Ciudad Real”, donde nos describe tal y como se encontraban varios lugares y edificios de Ciudad Real a principios del siglo XX. Esta es la descripción que realiza de la antigua Casa Consistorial:

… Trazado este breve bosquejo histórico, y concretándome al Ayuntamiento de Ciudad Real, he de consignar que se halla instalado en la Plaza de la Constitución, en moderna casa de su propiedad, de esbelta arquitectura, cuya fachada tiene un balcón corrido, seis ventanales y coronando el edificio alta torre con un buen reloj de sonora campana, que es el cronómetro de la capital.

Una amplia escalinata, con sencilla balaustrada, da acceso al octogonal vestíbulo, en el que llaman la atención dos artísticos medallones tallados en piedra, y que son representativos de las armas de España y del escudo de Ciudad Real.

En la planta baja se encuentran las distintas dependencias administrativas con el menaje propio de las oficinas, sin que falte ningún detalle.

Ancha y cómoda escalera conduce al piso principal, en el que están situados el despacho de las Comisiones, el del Secretario, el del Alcalde y el Salón de Sesiones, mereciendo especial mención estos dos últimos.

El despacho del Alcalde es de aspecto severo y ostenta en sus paredes los retratos, hábilmente pintados, de varios Monarcas de la Casa de Borbón; diversos grabados de edificios y sitios pintorescos de la provincia; una lápida de mármol dedicada a la memoria del famoso guerrero Hernán Pérez del Pulgar, y una curiosa galería fotográfica de todos los Presidentes que ha tenido la Corporación, con los autógrafos correspondientes y fechas que ejercieron el cargo.

 
Escudo de Ciudad Real que se encontraba en el vestíbulo del antiguo ayuntamiento

Hay también algunos cuadros de indiscutible mérito, destacándose uno que recuerda la desecación de las lagunas que existían en los Terreros; obra de saneamiento realizada a favor del populoso barrio de Santiago, evitando las fiebres palúdicas que producían las mismas deletéreos que se desprendían en aquellas aguas cenagosas. ¡Profunda gratitud merece el Gobernador D. Agustín Salido, por tan grande y humanitaria empresa!

El hermoso Salón de Sesiones está decorado con sumo gusto, predominando los tonos brillantes, que le prestan aspecto simpático y vistoso.

En el testero principal, rico dosel de terciopelo rojo guarda un soberbio retrato fotográfico de S. M. el Rey Don Alfonso XIII, con uniforme de Capitán General.

Debajo se encuentra la mesa presidencial y a los lados del Salón están los cómodos sillones y pupitres para los veinte Concejales que constituyen el Municipio.

En la parte destinada el público hay unos bancos antiguos de verdadero valor arqueológico.

Del centro del techo, pintado al fresco, con suaves líneas, pende una magnifica araña, que produce iluminación espléndida.

En el exorno de las paredes se ven dos cuadros que merecen mención especial. Uno, de gran tamaño, titulado Los Garrochistas, debido al pincel de Domingo Muñoz, es un prodigio de valentía en el colorido y un acierto en la pura expresión de las figuras. El otro es conmemorativo de la publicación de la Bula Apostólica del Pontífice Pío IX, concediendo con fecha 18 de Noviembre de 1875 la creación del Obispado de Ciudad Real, con el carácter de Priorato de las Órdenes Militares.

 
Antiguo salón de sesiones de nuestro ayuntamiento

Hecha en breves rasgos la descripción del edificio, cumplo un deber de justicia consignando que el Ayuntamiento, como Corporación, tiene una historia honrosa en alto grado, porque todos sus dignos Presidentes, sin distinción de matices políticos, secundados espontáneamente por los celosos ediles, han contribuido a la urbanización de la capital de la Mancha, mandando ejecutar muchas obras de utilidad indiscutible, algunas de embellecimiento y bastantes de higiene pública en beneficio de la salubridad de la población.

En pocos años ha experimentado una notable transformación, instalando fuentes, trazando paseos, derribando lo antiguo y construyendo edificios y plazas de estilo moderno.

Los nombres de D. Heriberto Díaz Úbeda, D. Manuel Padial Vilches, D. Ceferino Sauco Diez, D, Miguel Pérez Molina y D. Alberto García Serrano, son de grata recordación para todos, y viven rodeados de la brillante aureola de la eterna gratitud del pueblo.

Y es que los Alcaldes de Ciudad Real se distinguen por ser hombres de vasta cultura y posición independiente, que solo van al Municipio a consumir sus energías en la lucha diaria, para realizar sus altruistas ideales, contribuyendo cada uno, durante su activa gestión, en plausible pugilato, a mejorar y engrandecer la capital de la Mancha, impulsados por el típico amor que a la patria chica guardan en sus nobles pechos todos los hijos de esta hidalga tierra.

 
Escudo de Ciudad Real conmemorativo de la publicación de la Bula Apostólica del Pontífice Pío IX, concediendo con fecha 18 de Noviembre de 1875 la creación del Obispado de Ciudad Real, con el carácter de Priorato de las Órdenes Militares, que ya se encontraba en el salón de sesiones del ayuntamiento a principios del siglo XX


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada