domingo, 29 de noviembre de 2015

UN CIUDADREALEÑO DEL SIGLO XV DESCONOCIDO: FERNANDO GÓMEZ DE CIUDAD REAL



Así llamado por haber nacido en Ciudad Real en 1408. Recibió el grado de bachiller en medicina en Alcalá, y adquirió gran crédito en la profesión de esta ciencia. La sencillez del método que seguía en las curas más difíciles extendió su fama por todas partes, y siendo llamado a la corte de Juan II, este monarca lo nombró su médico de cámara. Hallábase Castilla en aquel momento devorada por las guerras civiles, y a pesar de la terrible lucha que se había movido entre el soberano y los grandes del reino, que aspiraban a dominarlo todo, Gómez supo merecer la confianza de su soberano y la amistad de los principales señores, en términos, que repetidas veces se les vio ofrecer con éxito su mediación en aquellas desavenencias.

Juan II para distraerse de los graves cuidados que le causaban los disturbios en sus estados, se había formado una tertulia de literatos, únicos hombres que podía mirar como sus verdaderos amigos, y Gómez le había hecho conocer los sujetos más distinguidos, como el marqués de Villena, el de Santillana, Mendoza y Juan de Mena, estando especialmente encargado de leer al rey las obras de este último. Permaneció agregado a la corte hasta la muerte de Juan II, acaecida en 1453; y al pesar del favor de que había gozado cerca de este monarca, se retiró pobre a su patria, donde murió en diciembre de 1457.

Ha escrito muchas obras de medicina casi olvidadas en nuestros días, y un libro cuyo título es: Centon Circular del bachiller Fernando Gómez, médico del muy poderoso y sublime rey Juan II. Esta colección que contiene quinientas cartas ha sido reimpresa muchas veces en los siglos 15 y 16, y últimamente en Madrid en 1765, corregida por Eugenio de Laguno y Mirola. Se puede mirar esta obra, una de las más curiosas de su género, como la historia secreta del reinado de Juan II. Había hecho Gómez un estudio profundo del corazón humano, y así es que pinta con mano maestra los principales personajes que han figurado en aquel reinado borrascoso: no olvida ninguno de los acontecimientos que le hicieron tan célebre, y da unos pormenores muy interesantes sobre la literatura española de su siglo. El estilo es puro y correcto, siendo en una palabra de filósofo y de un político imparcial. Dejó también algunas composiciones poéticas muy aplaudidas en su tiempo, y que no han llegado a los nuestros.

Biografía Universal Compendiada. Tomo Sexto. Barcelona 1832  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada