viernes, 13 de noviembre de 2015

UN JALÓN EN NUESTRA HISTORIA LOCAL


Aunque la imagen no es muy buena, ya que la he sacado del artículo del diario Lanza, la reproduzco para mostrar el viejo palacio que pedía José Rodrigo su salvación de la calle de los Reyes y que años después de la publicación del artículo la piqueta acabó con él

Es verdaderamente hermoso el ver cómo todas la ciudades se afanan por salvar sus monumentos ya sean castillos, murallas, palacios y todas aquellas reliquias arquitectónicas que hablan elocuentemente de su pasado, y que tan unidas van a la historia de los pueblos. ¿Será capaz Ciudad Real de salvar lo poco que nos queda?

Hace pocos días se ha celebrado con todo esplendor en Valladolid el quinto centenario de los esponsales de los Reyes Católicos, que tuvo por marco el antiguo palacio de la noble familia Pérez de Vivero, vizconde de Altamira, casona que más tarde adquirió la real pareja para establecer en ella su Real Chancillería única en España como el Alto Tribunal de Apelación, hasta que en el año 1494 se creó la segunda del Reino en Ciudad Real, con delimitaciones bien definidas, pues la de Valladolid abarcaba todo el territorio desde el rio Tajo hasta el Cantábrico y la nuestra desde dicho rio hasta Tarifa, es decir, mitad norte una, y mitad sur la otra. ¡Qué importancia se darían los manchegos con su Chancillería como Tribunal Supremo en media España, y con qué habilidad y miles promesas nos la quitaron…!

Pues bien, Valladolid ha sabido superar todos los problemas que han surgido, y para gloria suya ha reconstruido el viejo caserón de su Chancillería, y ha establecido la Audiencia Territorial en él, salvando de la ruina y la piqueta este edificio de tanta solera jurídica que se caía de viejo, y ganándolo para su historia.

En Ciudad Real, después de tanta demolición, se conserva casi por milagro el palacio del marqués de Casa-Triviño, donde estuvo instalado nuestro Tribunal Supremo de Justicia, que durante once años vio las apelaciones de media España, y por lo tanto es posible, que sea el edificio más noble y de más rancio abolengo en muchos kilómetros a la redonda. Esta Chancillería fue creada por los Reyes Católicos por cédula dada en Madrid el día 30 de octubre de 1494, la cual no transcribo por su extensión.

Hecho este obligado preámbulo entramos de lleno en mi propósito ¿No podríamos seguir el ejemplo de Valladolid nuestra hermana en la Justicia en aquellos tiempos, y salvar también nosotros el edificio de nuestra antigua Chancillería? Mediante una restauración a fondo y siempre de acuerdo con los actuales propietarios, podría adquirirse esta joya de nuestro pasado, instalándose en ella el Palacio de Justicia, con la Audiencia Provincial y demás Tribunales, pues terreno hay de sobra a la espalda para construir las edificaciones que fueren necesarias.

Estoy seguro que la Curia manchega se sentiría orgullosa de hacer sus informes forenses en la casa de sus mayores, de tanta solera y tradición jurídica. Debemos salvar a toda costa este viejo Palacio y ganarlo para Ciudad Real, siguiendo la pauta que nos ha dado Valladolid, y cuya lección no debemos olvidar.

Si así se hiciese, se debería colocar una lápida con la transcripción íntegra de la cédula de creación de nuestra chancillería por los Reyes Católicos y colocarla en la parte más noble del edificio, o en la Sala de vistas. Por dignidad histórica salvemos los manchegos el Palacio del marqués de Casa Treviño, que se construyó por suscripción popular, así como Valladolid ha salvado el palacio del vizconde de Altamira.

Es preciso, por tanto, que por quien corresponda, se inicie el expediente oportuno, para que este edificio, cargado de historia, sea declarado monumento nacional; que se reconstruya lo que sea necesario y se edifique, a la espalda, las dependencias precisas para la instalación del Palacio de Justicia, y que se rescate de Granada nuestro viejo archivo de la chancillería, que forma parte de nuestra historia local. Así sea.

José Rodrigo Rico. Diario “Lanza”, martes 28 de octubre de 1969, página 10

Imagen del Viejo palacio desde la Avenida Alfonso X el Sabio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada